El Conductor de Seguridad. (algunas normas básicas).

 

Contacta a tu cliente o a tu representante de seguridad si tienes cualquier pregunta.
El vehículo debe tener el tanque de combustible lleno al 100% antes de comenzar el servicio. Nunca lo dejes bajar del 50% de su capacidad.
Obedece todas las normas de transito y en ningún momento se debe conducir por el hombrillo.
Mantén los seguros de las puertas cerrados en todo momento y no bajes las ventanas por ningún motivo. Cierra los seguros de las puertas apenas todos los pasajeros aborden el vehículo antes de ponerte el cinturón de seguridad y encender el vehículo.
Mantén el equipo de sonido siempre apagado con el cliente al menos que el mismo pida encenderlo.
Utilizar la corneta únicamente en caso de emergencia o aviso para evitar un choque. No la uses para expresar tu molestia con otro e insultarlo.
En caso de una formación de dos vehículos o más, el vehículo que va adelante debe siempre esperar el de atrás si el mismo se separa. Siempre debe haber contacto visual entre todos los vehículos de la caravana.
En caso de una formación de dos vehículos o más, mantén el mismo orden de la formación durante todo el trayecto.
Para cambiar de un canal a otro, el vehículo que lidera enciende primero la luz de cruce y espera que el vehículo de atrás encienda su luz de cruce y se cambie primero.
La velocidad máxima en autopista es de 80 Km/h sin excepción para vehículos livianos, 70Km/h vehículos pesados
El uso de los cinturones de seguridad es obligatorio.
La temperatura de la cabina debe estar siempre fresca antes de que lo aborde tu cliente.
No abras las puertas de las unidades sin la confirmación del equipo de seguridad (si es el caso).
No fumes o ingieras ningún tipo de alimentos mientras conduces, dentro del vehículo o delante del cliente.
Conversa con el cliente solo cuando el cliente inicia la conversación.
Conduce en todo momento con las 2 manos sobre el volante.
No ingieras ningún tipo de bebidas alcohólicas por lo menos 24 horas antes del servicio.
Minimiza el uso de colonia.
Cualquier situación sospechosa que percibas tienes que reportarla inmediatamente al equipo de seguridad o al cliente.
No caigas en ningún tipo de provocaciones con ningún otro vehículo o peatón ajeno a los de la caravana.
Los vehículos deben estar en perfecto estado mecánico sobretodo los frenos y neumáticos.
Toda unidad debe tener un extintor de fuego en buen estado.
Revisa la rueda de repuesto y sus respectivas herramientas en caso de un cambio. Las herramientas deben estar a la mano y no debajo del equipaje o de los asientos, de manera a no tener que descargar la unidad o bajar a las personas para sacarlas.
Revisa que toda la documentación tanto personal como la de los vehículos se encuentre en regla.
Ten los teléfonos celulares cargados, con saldo y jamás los apagues 24 horas antes de un servicio.
No hables por teléfono durante el servicio. Atiende únicamente las llamadas del grupo de la caravana o llamadas relacionadas al presente servicio. No atiendas llamadas personales.
Después del desembarque, revisa que no haya quedado ninguna pertenencia del o de los pasajeros. Si es el caso indicarlo inmediatamente al pasajero, equipo de seguridad u organizador.
Ten encima una copia de las llaves del vehículo.
El equipaje en el baúl o maleta del vehículo no debe sobrepasar la altura del asiento trasero.
Siempre debes mantenerte con el vehículo en los momentos de espera y no perderlo de vista a menos que te sea ordenado lo contrario.
Familiarízate con técnicas y ejercicios de manejo.
Mantente siempre sentado detrás del volante mientras tu cliente aborda o desciende del vehículo con escolta de seguridad.
Siempre debes estar consciente de los riesgos.
A diario o en lo posible, ofrécele el periódico a tu cliente.
El asiento del copiloto y maleta deben estar libres para los artículos personales de tu cliente.

 

Terminantemente prohibido trasladar personas conocidas o desconocidas dentro del vehículo ajenas a las solicitadas durante el servicio por tu cliente.

 El vehículo debe conducirse siempre como si se estuviese trasladando un cliente.